La macabra historia de los jóvenes que inventaron un atroz juego del rol y salieron a matar “al más tonto”

crimen juego del rol - España
El cuerpo de Carlos Moreno Fernández, la «presa» elegida al azar por los dos jóvenes españoles para llevar adelante su macabro juego (Captura El Código del Crimen)

Carlos Moreno Fernández era un señor absolutamente normal. Un español, de 52 años, empleado de limpieza de la empresa El Impecable Ibérico, en la ciudad de Madrid. Era un trabajo que había conseguido, para mantener a su mujer y a sus tres hijos, luego de haber pasado mucho tiempo desempleado.

La madrugada del sábado 30 de abril de 1994 estaba esperando el colectivo nocturno, en la parada de la calle Bacares del barrio de Manoteras. Venía de visitar a su amante Modesta L. (51 años, también madre de tres hijos), que vivía en la zona. La visitaba periódicamente y los viernes se quedaba hasta más tarde. Los días que cobraba solía darse el lujo de volver a su casa en taxi, pero esa noche prefirió ahorrarse el dinero y regresar en ómnibus. Sería la peor decisión de su vida.

Eran las 4 de la madrugada cuando se sentó en el banco de la parada del autobús y se prendió un cigarrillo. Ahí estaba, tranquilamente fumando, desprevenido, cuando dos demonios adoradores de las pesadillas sangrientas lo acorralaron.

El juego de la muerte

La noche del viernes 29 de abril, Javier Rosado (21) y Félix Martínez (17), dos jóvenes de clase media acomodada madrileña, tenían planeado al detalle el macabro crimen que llevarían a cabo como parte de un juego creado por Javier. Se habían puesto ropa vieja para la ocasión, sabían que iban a ensuciarse. Habían seleccionado armas blancas y se habían munido de unos guantes de látex que Javier había robado del laboratorio de la universidad a la que concurría. Ya tenían, además, confeccionadas unas fichas sobre las posibles víctimas… A una la habían titulado BENITO, y representaba al arquetipo de un hombre al que ellos llamaban “estúpido”.

Estuvieron listos para zarpar a la una y media de la mañana, cuando empezaba a transcurrir el sábado. Así pertrechados salieron de caza. Su primer objetivo era atrapar y asesinar a una mujer joven…

crimen juego del rol - España
Javier Rosado tenía 21 años y estudiaba Química en la universidad con brillantes calificaciones

Eligieron el barrio de Manoteras por dos motivos: estaba en las afueras y era poco transitado por la noche. La primera persona que se cruzaron en su camino, fue descartada. Era un varón que vieron en una parada de colectivos “con unos walkman y cara de idiota”, relataría imperturbable Javier Rosado mucho tiempo después. Terminaron hablando los tres de cosas triviales hasta que llegó el ómnibus y el hombre se marchó a su casa. No se enteró de que había salvado su vida por un pelo, por algo tan sencillo como no encajar en las reglas del malévolo juego que estipulaban que, antes de las 4 de la madrugada, la víctima sólo podía ser una mujer.

Frustrados, los asesinos continuaron su marcha y divisaron a una mujer que sacaba la basura. Pero no les dio tiempo a nada y, además, tampoco era joven. Un rato más tarde, avistaron a una chica que iba acompañada por un hombre. No resultaba conveniente. Luego se toparon con una pareja de novios. Javier Rosado estaba muy fastidiado por los contratiempos que se les presentaban para respetar las consignas. Escribiría, en su diario personal, un par de horas después: “¡Maldita manía de acompañar a las mujeres a sus casas!”.

La noche se iba y ellos, sin presa posible a la vista, rezumaban sangre. Las reglas del juego Razas creado por el mismo Rosado establecían que, después de las 4, podrían elegir a cualquier víctima, incluso un hombre con la condición de que fuera “regordete” y “estúpido”.

A las 4.15 lo encontraron en otra parada de colectivos. Carlos Moreno Fernández no era un ser humano para ellos, era solo una ficha que debían conquistar: “Mira ése… tiene cara de idiota y lleva unos calcetines estúpidos”, le dijo Rosado a su compañero.

Una vez aprehendido, el líder del dúo, relataría la escena de la siguiente manera: “Serían las cuatro y cuarto, a esa hora se abría la veda de los hombres. Mi compañero propuso coger un taxi, atracarle y degollarle. Rehusé el plan. Vi a un tipo andar hacia la parada de autobuses. Era gordito y mayor, con cara de tonto. Se sentó en la parada (…) Era rechoncho, con una cara de alucinado que apetecía golpear, barba de tres días, una bolsita que parecía llevar ropa y una papeleta imaginaria que decía quiero morir”.

crimen juego del rol - España
Carlos Moreno Fernández fue hallado, al día siguiente, en el barranco del parque por un conductor de ómnibus que se había parado a fumar un cigarrillo. La escena era macabra: había sido apuñalado 19 veces, degollado, destripado y tenía la columna quebrada

Se acercaron a él y le exigieron su dinero. “Pon las manos a la espalda y muestra el cuello”, le ordenó Rosado. Los atacantes sacaron a relucir los cuchillos, pero Carlos -que llevaba encima su paga de la semana- se resistió con todas sus fuerzas. Forcejeó con ellos y los insultó. Los jóvenes se limitaron a empujarlo, mientras lo iban hiriendo a cuchilladas, hacia la barranca del parque donde estaban.

En un momento de la lucha Carlos Moreno mordió a Javier en un dedo con tal fuerza que parte del guante de látex quedaría en su boca luego de muerto. Como la ficha que habían elaborado de “Benito” decía que la víctima debía morir degollada, mientras Rosado se concentraba en concretar la consigna, Félix Martínez se dedicó -como también lo indicaba el juego- a “debilitar” a la presa” dándole navajazos en el estómago.

Rosado detalló en su diario los pormenores de la agonía de Carlos Moreno y sus inútiles intentos por escapar. Las puñaladas no iban a los órganos vitales sino todo contrario, porque el objetivo de Rosado y de Martínez era que su víctima “debía morir lentamente y con gran sufrimiento”.

Carlos peleó por su vida durante 20 minutos y murió tal como lo habían planeado sus verdugos.

Cuando terminaron su faena se encontraron exultantes, creían haber cometido el crimen perfecto y concretado su hazaña lúdica. Se felicitaron y se fueron a sus casas tan tranquilos. Antes de conciliar el sueño Rosado rellenó la ficha que tenía para “Benito”. Lo dibu­jó con bigote, con la bolsa donde guardaba su ropa de trabajo e incluso les puso puntaje a sus cualidades: Fuerza 8/ Poder 6/ Carisma 4/ Inteligencia 6/ Tamaño 15/ Voluntad 16. Después de describirlo todo en varias hojas, se tiró a dormir. Se sentía invencible.

Justamente sería el ego desbocado de Javier Rosado el que le permitiría a la policía, meses más tarde, resolver el caso.

Una confesión y una biblioteca reveladora

El cadáver de Carlos Moreno Fernández fue hallado, al día siguiente, en el barranco del parque por un conductor de ómnibus que se había parado a fumar un cigarrillo. La escena era macabra: había sido apuñalado 19 veces, degollado, destripado y tenía la columna quebrada. En el bolsillo del pantalón la policía halló las 60.000 pesetas que había cobrado el viernes. El móvil del robo quedó totalmente descartado. También se halló en su boca un trozo de un guante de látex. Pero los investigadores no tenían con quién vincularlo: los autores del crimen no estaban fichados por delito alguno.

crimen juego del rol - España
La idea con la que estaba obsesionado Javier Rosado no era continuar con sus estudios de Química, sino seguir matando. Quería salir de nuevo de cacería y hacerlo mejor que la primera vez (Captura El Código del Crimen)

Pasaron los meses y el horrendo homicidio parecía que quedaría impune. Había, además, otro hombre asesinado, en la misma zona unas semanas antes, cuyo cuerpo apareció con 70 puñaladas y sin ojos. Eso dio lugar a la especulación y a que los medios hablasen de que podría haber circulando, por la ciudad, un asesino en serie.

No estaban tan errados. Porque lo cierto es que la idea con la que estaba obsesionado Javier Rosado no era continuar con sus estudios de Química, sino seguir matando. Quería salir de nuevo de cacería y hacerlo mejor que la primera vez.

Seis meses después tenían planeada, con Félix Martínez, una segunda excursión sangrienta. Rosado era demasiado vanidoso y alardeó frente a otros amigos de 17 años (Jacobo, Javier y Enrique) con los que también jugaba a Razas, sobre el primer crimen. Quería ser convincente para involucrarlos en el siguiente asesinato.

Audaz y presuntuoso no se le ocurrió dudar de su capacidad de captación, ni pensar que alguno de esos jóvenes podía delatarlo. Uno de ellos, Enrique, se asustó demasiado y terminó confesando lo que había escuchado a un cura del barrio. Le dijo que Javier y Félix se habían pavoneado de haber matado a ese hombre de las noticias llamado Carlos Moreno.

El cura entró en estado de alerta: le recomendó a Enrique que le contase inmediatamente todo a su padre. El padre escuchó a su hijo con atención y fueron directo a la policía a denunciar los hechos.

Si no fuera por Enrique quizá nunca se hubiese sabido la verdad.

La policía terminó arrestando a Rosado y a Martínez el mismo día en que tenían planeado salir por su “segunda presa”. Ya habían comprado los guantes de látex. Fueron detenidos y puestos a disposición de la justicia. Obtuvieron, además, una orden de registro para allanar sus domicilios.

crimen juego del rol - España
Las armas que encontraron los investigadores en la casa de Javier Rosado (Captura El Código del Crimen)

Entrar al dormitorio de Javier Rosado les deparó una pavorosa sorpresa: el joven tenía una completa biblioteca del horror. Había en ella más de 3.000 volúmenes de todos los temas posibles: desde manuales de ocultismo y obras del Marqués de Sade y sobre Adolf Hitler, hasta revistas con temas paranormales y manuales para juego de rol. También hallaron quince cuchillos. Era una habitación siniestra.

Afortunadamente Rosado y Martínez habían dejado tras ellos muchas huellas. El resto del guan­te en la boca de su víctima; el reloj de Félix que había caído en la escena y el pormenorizado diario de Rosado hallado en su casa… En esa crónica confiscada del crimen contaba que cuando fue detenido, meses después, todavía usaba una venda en su dedo lastimado porque “al meter­lo en la boca del idiota” (sic) había sido fuertemente lesionado.

La montaña de pruebas en su contra no menguó la autoestima de Javier Rosado quien espetó con ironía:

–¡Dios mío, no puedo creer que yo haya hecho eso! Tengo la du­da de que sea verdad o sea ficticio.

Se necesitarían varios expertos y muchos estudios en mentes en extremo complejas para dilucidar este tremendo caso.

¿Quién era Javier Rosado?

Javier Rosado Calvo (nacido en Madrid en 1973), era un estudiante de tercer año de Química y tenía 21 años cuando se convirtió en homicida. Su padre era ingeniero industrial y solía jugar al ajedrez con él; su madre, era enfermera. Su hermano un año mayor, era su compañero de facultad porque había repetido tercero en la carrera de Química. Tenía una vida cómoda, no le faltaba nada. Si bien de pequeño había sido un poco enfermizo, alérgico y había padecido problemas intestinales, en la adolescencia se había revelado como un excelente estudiante. Devoraba libros y pasaba de curso sin esfuerzo. Gozaba de carisma y era capaz de ganarse la admiración de sus pares. Nadie en su entorno familiar imaginó jamás que en su inteligente mente anidara semejante sadismo.

Félix Martínez Reséndiz (nacido también en Madrid, en 1977) era en cambio un estudiante de secundaria que procedía de una familia disfuncional. Su padre había muerto de Sida (por consumo de drogas) cuando él tenía solo un año. Su madre, mexicana, era también drogadicta. Al poco tiempo de enviudar se volvió a casar, pero esa pareja le duró solo cuatro años. Ella falleció también de Sida, dos años antes de que su hijo se convirtiera en un temible criminal. Félix no tenía hermanos ni contención alguna. No le gustaban los deportes, ni las motos, ni las chicas todavía. Era un apasionado de ciertas lecturas fantásticas, le gustaba escribir poemas y estaba obsesionado por el juego de rol, una práctica que venía de Estados Unidos y que estaba haciendo furor en España en los años ’90. Félix era un perfecto caldo dónde Rosado podría cultivar su maldad.

crimen juego del rol - España
Javier Rosado Calvo era un excelente alumno. Devoraba libros y pasaba de curso sin esfuerzo. Gozaba de carisma y era capaz de ganarse la admiración de sus pares. Nadie en su entorno familiar imaginó jamás que en su inteligente mente anidara semejante sadismo

El fatídico encuentro entre Rosado y Martínez ocurrió una tarde, en una cancha de fútbol del barrio de Chamartín, donde ambos vivían. Martínez quedó obnubilado al ver a un joven cinco años mayor que él, desgarbado, de 1,90 m de altura, de grandes ojos azules tras unos gruesos anteojos, recitar impactantes frases desde unas gradas. Ese joven demostraba tener una seguridad envidiable. Intrigado se acercó para ver si aquel chico estaba jugando al juego de rol.

El joven que declamaba en voz alta era Javier Rosado, y lo que gritaba eran estrofas de libros de Howard Phillips Lovecraft (el famoso escritor norteamericano de novelas y relatos de terror y ciencia ficción). Para desilusión de Félix, Javier Rosado no sabía jugar al rol. Pero no importó demasiado, porque ese mismo día nació entre ellos una relación peligrosamente estrecha. Se volvieron inseparables. Félix Martínez encontró en Javier Rosado, a su maestro, a su hermano de alma, a su líder. Y Javier en Félix, al amigo manipulable, a la compañía incuestionable que necesitaba para concretar sus oscuros deseos.

Fue durante una convalecencia de Rosado por una lesión en una pierna, que Martínez le alcanzó a su casa un juego de rol para que se distrajera. Javier aprendió enseguida los mecanismos y decidió que inventaría un juego infinitamente mejor: más creativo y con sus propias reglas.

Creó, entonces, Razas: un juego donde la humanidad se di­vidía en 39 razas o arquetipos que él había inventariado basándose en personajes y nombres novelescos. La raza 37 correspondía a los psicólogos, la 25 a las mujeres, la 22 al hombre, la 1 al bien y la 7 al mal. Era un peligrosísimo cóctel de ideas extremas con el que logró obsesionar también a Félix Martínez. A veces, el juego consistía en impedir la llegada a puerto de un barco o destruir una ciudad o matar a una mujer imaginaria que traicionó a su raza. Lo cierto es que, a medida que pasaba el tiempo, el tablero les resultaba demasiado chico y aburrido. Rosado propuso, entonces, avanzar un paso más: los jugadores tenían que salir a concretar su jugada y matar de verdad.

Apuntes del horror

En su diario íntimo Javier Rosado lo escribía todo. Su sadismo plasmado sobre papel horrorizó hasta a los más veteranos investigadores. La opinión pública estaba escandalizada. Algunos de sus horripilantes textos:

-“Mis sentimientos por hacer el asesinato en sí mismo no existían en absoluto, demostrándome que mi mente era fría y calculadora en cualquier situación y dándome esperanzas para otras acciones. No sentí remordimientos ni culpas, ni soñé con mi víctima, ni me inquietaba el que me pillaran. Todo eso eran estupideces”.

-”Yo memoricé el nombre de varias calles por si teníamos que sa­lir corriendo y en la huída teníamos que separarnos. Quedamos en que yo me abalanzaría por detrás mientras él le debilita­ba con el cuchillo de grandes dimensiones. Se suponía que yo era quien debía cortarle el cuello. Yo sería quien matara a la primera víctima. Era preferible atrapar a una mujer, joven y bonita (aunque esto último no era imprescindible, pero sí saludable), a un viejo o a un niño. Llegamos al parque en que se debía cometer el crimen, no había absolutamente nadie. Sólo pasaron tres chicos, me pareció de­masiado peligroso empezar por ellos (…) En la parada de autobús vimos a un hombre sentado. Era una víctima casi perfecta. Tenía ca­ra de idiota, apariencia feliz y unas orejas tapadas por un walkman. Pero era un tío. Nos sentamos junto a él. Aquí la historia se tornó ca­si irreal. El tío comenzó a hablar con nosotros alegremente. Nos con­tó su vida (…) Mi compañero me miró interrogativamente, pero yo me negué a ma­tarle”.

-”Serían las cuatro y cuarto, a esa hora se abría la veda de los hombres (…). Vi a un tío andar hacia la parada de autobuses. Era gordito y mayor, con cara de tonto. Se sentó en la parada (…) La víctima llevaba zapatos cutres y unos calcetines ridícu­los. Era gordito, rechoncho, con una cara de alucinado que apetecía golpear y una papeleta imaginaria que decía: “Quiero morir”. Si hubiese sido a la 1.30 no le habría pasado nada, pero ¡así es la vida!”

-”Le dijimos que le íbamos a registrar. ¿Le importa poner las ma­nos en la espalda?, le dije yo. Él dudó, pero mi compañero le cogió las manos y se las puso atrás. Yo comencé a enfadarme porque no le podía ver bien el cuello”

crimen juego del rol - España
La «ficha» con los datos de la víctima, dibujado en el extremo superior de la hoja, del juego Razas que Javier Rosado había creado (Captura El Código del Crimen)

-”… le dije que levantara la cabeza, lo hizo y le clavé el cuchillo en el cuello. Emitió un sonido estrangulado. Nos llamó hi­jos de puta. Yo vi que sólo le había abierto una brecha. Mi compañero ya había empezado a debilitarle el abdomen a puñaladas, pero ninguna era realmente importante. Yo tampoco acertaba a darle una buena puñalada en el cuello. Empezó a decir “no, no” una y otra vez. Me apartó de un empujón y empezó a correr. Yo corrí tras él y pude agarrarle. Le cogí por detrás e intenté seguir degollándole. Oí el desgarro de uno de mis guantes. Seguimos forcejeando y rodamos. “Tíralo al terraplén, hacia el parque, detrás de la parada de auto­bús. Allí podríamos matarle a gusto”, dijo mi compañero. Al oír es­to, la presa se debatió con mucha más fuerza. Yo caí por el terraplén, quedé medio atontado por el golpe, pero mi compañero ya había ba­jado al terraplén y le seguía dando puñaladas. Le cogí por detrás pa­ra inmovilizarle y así mi compañero podía darle más puñaladas. La presa redobló sus esfuerzos. Chilló un poquito más: ‘Jo­putas, no, no, no me matéis’

-”Ya comenzaba a molestarme el hecho de que ni moría ni se de­bilitaba, lo que me cabreaba bastante…”

-”Se me ocurrió una idea espantosa que jamás volveré a hacer y que saqué de la película Hellraiser. Cuando los cenobitas de la pelí­cula deseaban que alguien no gritara le metían los dedos en la boca. Gloriosa idea para ellos, pero qué pena, porque me mordió el pulgar. Cuando me mordió (tengo la cicatriz) le metí el dedo en el ojo”

-”Seguía vivo, sangraba por todos los sitios. Aquello no me impor­tó lo más mínimo. Es espantoso lo que tarda en morir un idiota (…) Llevábamos casi un cuarto de hora machacándole y seguía intentando hacer ruidos. ¡Qué asco de tío! Mi compañero me llamó la atención para decirme que le había sacado las tripas (…) Vi una porquería blanquecina saliendo del abdomen…”

” A la luz de la luna contemplamos a nuestra primera víctima. Sonreímos y nos dimos la mano”.

-”¡Pobre hombre!, no merecía lo que le pasó. Fue una desgracia… buscábamos adolescentes y no pobres obreros trabajadores. En fin, la vida es muy ruin. Calculo que hay un 30% de posibilida­des de que la policía me atrape. Si no es así, la próxima vez le toca­rá a una chica y lo haremos mucho mejor”.

Juego de rol: ¿culpable o inocente?

Desde que fueron detenidos los jóvenes, la discusión en la opinión pública versó sobre el juego de rol.

Estos juegos pasaron a ser los culpables de todo. Hubo incluso quienes aseguraron que llevarlos a cabo podría provoc

ar “necrosis en el cerebro”. Eso sostuvo un artículo titulado Una Necrosis similar,​ de Rafael Torres y publicado por El Mundo, en junio de 1994. En él se afirmaba que jugarlos producían “necrosis fulminantes en los tejidos de la cabeza y del corazón, aparte de desprecio por la realidad e ignorancia” y que promovía la psicopatía. El tema se había salido de su cauce y crecía como una bola de nieve.

Javier Rosado y Félix Martínez, en realidad, habían puesto en práctica las ideas de un juego inventado por Javier, no un juego de rol. De todas formas, el caso quedó bautizado como “el crimen del juego de rol”, a tal punto que la sociedad vinculó inevitablemente a este tipo de experiencias lúdicas con patologías criminales. El propio y engreído criminal, Javier Rosado, había menospreciado al juego de rol diciendo: “El rol me repugna. Sólo he jugado a Razas. Es un juego inventado por mí, en el que no interviene el azar. Por eso se juega sin dados. Es un juego de estrategia. El tiempo no existe, el acto carece de importancia, eso da igual, la persona carece de importancia”. A los psiquiatras les aseguró muy enojado que su juego era mucho más importante que el juego de rol: era “su obra”, una “filosofía total” a la que había dedicado más de mil páginas.

crimen juego del rol - España
Una de las películas inspiradas en el caso fue la española Nadie conoce a nadie, de Mateo Gil, estrenada en 1999 y que ganó un premio Goya

Tanto años después la discusión emerge estéril. ¿Qué más da cómo llamaran a su perverso juego estos dos jóvenes perturbados?

La familia de la víctima y el Tribunal Supremo rechazaron la hipótesis del juego de rol de la defensa que tendía a enmascarar la psicopatía de dos fríos asesinos.

La sentencia del 25 de junio de 1998 eliminó cualquier atisbo de culpa sobre los juegos de rol: los culpables reales eran Javier Rosado y Félix Martínez.

Algunos directores de cine trataron de aprovechar el fenómeno mediático de los juegos de rol para filmar sobre el tema. Una de las películas inspiradas en el caso fue la española Nadie conoce a nadie, de Mateo Gil, estrenada en 1999 y que ganó un premio Goya. Otra, fue Jugar a matar, de Isidro Ortiz, mucho más parecida a la historia real, y que fue producida en 2003 para la televisión española.

¿Qué hay en la mente de un asesino?

La investigación del homicidio tenía un gran desafío por delante: descubrir qué pasaba por las mentes de estos dos jóvenes asesinos.

La de Félix Martínez resultó menos compleja. Se veía que había sido cooptado por Rosado de una manera brutal. Su pasado vulnerable era una posible causa para semejante adicción a las crueles ideas de su amigo. Apenas detenido reconoció los hechos que se le imputaban y pidió perdón a la familia de la víctima.

Rosado, por el contrario, fue todo un reto para los peritos que estudian el comportamiento humano y los mecanismos de la mente. Rechazó en todo momento su participación en el crimen y durante el juicio mostró una actitud altiva, desafiante y prepotente.

crimen juego del rol - España
¿Qué hay en la mente de un asesino? ¿Estaba loco o se hacía? Los psiquiatras e investigadores se debatían frente al horror (Captura El Código del Crimen)

Tanto la madre como el hermano mayor de Javier Rosado, reconocieron no haber observado en él nin­gún comportamiento que los condujera a pensar que necesitaba algún tratamiento psiquiátrico. No refirieron alteraciones de memoria, que hablara solo, ni que tuviera múltiples personalidades. Aseguraban que era introvertido, muy estudioso y un voraz lector.

La clave del caso era ver qué ocurría en su cabeza: los psicóticos no son responsables de sus actos y no tienen conciencia del “yo”, pero los psicópatas sí y pueden terminar en la cárcel.

Los padres de Javier Rosado contrataron entonces los servicios del profe­sor de Psiquiatría Forense de la Universidad Complutense de Ma­drid, José Antonio García Andrade. Con el profesional habló mucho de su invención del juego Razas y de los personajes que había creado. Le dijo que se veía a sí mismo parecido a Cal: “Sin Cal yo no sería lo que soy. Con él aprendí a aprender. Lo conocí en 1988; Cal es do­lor; el bendito sufrimiento. Ama los cuchillos, los objetos punzantes o cualquier cosa que pueda producir dolor, aunque lo que más le fas­cina es el dolor del alma (…) Aprender a usar el dolor es disfrutarlo como el placer. El dolor de los puntos de sutura que me dieron en la rodilla cuando tuve un accidente es mayor que el orgasmo con una mujer. El dolor es mejor que el pla­cer y más barato (…) Cal dice que cometió el crimen del que se me acusa. Lo ha­ce para dañarme, para enseñarme, para causarme pena, desespera­ción, pero Cal no mata, sólo tortura”.

Sus dichos eran para ponerle los pelos de punta hasta al profesional más frío. Para García Andrade su cliente estaba loco, era psicótico y padecía una “es­quizofrenia paranoide, además de personalidad múltiple psicótica y amnesia disociativa”. Por lo tanto, no se le podría imputar delito alguno.

crimen juego del rol - España
(Captura El Código del Crimen)

El juzgado recibió también un informe de las psicólogas de la Clínica Médico Forense de Madrid, Blanca Vázquez y Susana Esteban. Javier Rosado decía leer muchísimo y ellas corroboraron que tenía una relativa cultura de lo fantástico, pero también que no sabía cosas básicas de cultura general como, por ejemplo, quién era Martin Luther King. El informe que redactaron sostuvo que Rosado era un psicópata responsable y condenable por sus actos: “Este diagnóstico implica un trastorno de personalidad que no afecta en absoluto a su capacidad de entender y obrar (…). El sujeto sabe lo que quiere hacer y quiere hacerlo cuando lo hace”. Para ellas, en su informe de 21 páginas entregado en octubre de 1994, Javier Rosado “se trata de un sujeto altamente peligroso (…). Bajo circuns­tancias favorables podría cometer cualquier crimen violento y sádi­co. Odia a la sociedad y a las personas, con las que no se siente implicado más que de forma racional. Busca activamente reconoci­miento social”.

Dos semanas después, el psiquiatra Juan José Carras­co Gómez y el médico forense Ramón Núñez Parras, presentaron otro estudio sobre Rosado. Ellos concluyeron que sus tras­tornos no eran buscados conscientemente, porque aseguran sería muy difícil simular un cuadro clínico tan complejo. Y agregaron que no creían que hubiera un tratamiento con “garantía de una evolución favorable».

Crimen del rol
Los medios debatían sobre su presunta locura

Por su parte, la familia de la víctima y su abogado el doctor Javier Saavedra, asesorados por otros psiquiatras y peritos, sostuvieron que Javier era un psicópata dueño de todos sus actos porque “si hubiera encontrado junto a la víctima a un guardia civil, un psicótico habría cometido el crimen igualmente, pero Javier Ro­sado, no: él discernía el peligro”.

Saavedra aseguró que Rosado no sólo no era esquizofrénico sino que se trataba de un psicópata res­ponsable y consciente de cada cosa que hizo porque “el lenguaje del psicópa­ta es estructurado, racional y lógico, como el de Javier; los psicópatas son seres racionales, muy manipuladores, que engañan mucho, ambicio­nan el poder y para ello se valen del lenguaje. Mientras que al psi­cótico no le interesa el poder”.

Javier Rosado enloqueció a todos los especialistas y llevó su juego hasta el final. Se decía incompetente para saber si había cometido el crimen o no y aseguraba que si intentaba averiguarlo se podía declarar dentro de su cabeza una guerra civil entre las razas por los peligrosos pasillos que había en su cerebro.

Hacerse el loco

Cuando el juicio estaba por finalizar Rosado escogió la opción de decir sus últimas palabras, en lugar de guardar silencio. Rechazó la idea de estar loco y, por el contrario, aseguró estar en sus cabales. Incluso reconoció que él empuñó el cuchillo pequeño para aquel crimen: “El cuchillo grande lo llevaba Félix, no yo…”, se delató.

La jueza María del Carmen Compaired dictó sentencia: Rosado no estaba loco, se hacía el loco; no tenía doble personalidad y era plenamente consciente de sus acciones. Félix Martínez, en cambio, era para ella solamente el peón de Rosado, el compañero que requería para llevar a cabo su crimen, con ensañamiento y alevosía.

El 18 de febrero de 1997, Rosado fue sentenciado a 42 años y 2 meses de prisión por asesinato, robo y conspiración. Su cómplice, Félix Martínez, fue condenado a 12 años y 9 meses de reclusión por los mismos delitos. Le rebajaron sustancialmente la pena por haber sido menor de edad.

Pero ninguno de los dos condenados cumpliría sus sentencias completas.

Félix… se fue a Berlín

En prisión, Félix Martínez, empezó a estudiar Informática. Su buena conducta y el hecho de mostrarse responsable en sus tareas asignadas en la cocina, sumados a su auténtico arrepentimiento, determinaron su pronta salida de la cárcel. Cumplió solamente 4 de los 12 que le habían sido impuestos y, con 21 años, quedó libre.

Dejó la cárcel, pero no fue directamente a su casa. Durante más de un año debió compartir un departamento para presos manejado por la Fundación Horizontes Abiertos, que dirigía el cura jesuita Jaime Garralda. Al dejar el piso, Félix decidió rehacer su vida en Berlín. Habló con su padrastro (aquel segundo marido de su madre) y ambos vieron que era la mejor forma de escapar del asedio de la prensa.

Vivió varios años en Alemania, pero regresó a Madrid en 2006. Desde entonces vive en el anonimato. No tiene redes sociales y no figuran propiedades a su nombre. Solo trascendió que visitó aquel piso carcelario de la Fundación Horizontes Abiertos para agradecer su apoyo: “Ya tengo mi vida organizada y quería daros las gracias. No quiero hablar más de aquello; el rol y aquel chico ya no existen, han muerto. Ahora soy otra persona”.

Los sorprendentes “logros” del convicto

Rosado aprovecharía muy bien el tiempo de reclusión e intentaría llamar, nuevamente, la atención haciendo historia. Se convirtió en el primer preso de España en terminar tres carreras universitarias durante su encierro: se licenció en Química, en Matemática y en Ingeniería Técnica de Informática. Además, estudió inglés. Logró con su capacidad sorprender a todos. Su buen comportamiento en el penal y las clases de matemáticas que daba a los presos le permitieron reducir su pena. Curiosamente, si lo hubiesen declarado enfermo mental, hubiese ingresado en un pabellón psiquiátrico y quizá no hubiese salido jamás.

Durante su reclusión, Javier Rosado, hizo lo que no había hecho en el juicio: se reconoció como autor del crimen en una carta que envió a sus padres. Decía así:

“El tiempo sigue… Por fin veo sentido a mi privación de libertad, a los nueve años, seis meses y dos días generando en vosotros tanto sufrimiento. El castigo que estoy pagando es justo para lo que hice. Obviamente, nunca más haré a nadie el más mínimo mal. Le he dicho al abogado que mire cuál es el mejor procedimiento para pedir perdón a los familiares de la víctima”. La carta era un intento más de Rosado para convencer a los jueces de su arrepentimiento, algo de lo que dudaban los fiscales, y conseguir así permisos de salida de la cárcel.

crimen juego del rol - España
“Javier Rosado es un psicópata, carece de empatía, su inteligencia no es emocional sino descriptiva y carece de sentimientos, pero a la vez es muy inteligente y puede penetrar tu mente e imaginar qué piensas, aunque es incapaz de saber cómo te sientes”, dijo el fiscal

“Javier Rosado es un psicópata, carece de empatía, su inteligencia no es emocional sino descriptiva y carece de sentimientos, pero a la vez es muy inteligente y puede penetrar tu mente e imaginar qué piensas, aunque es incapaz de saber cómo te sientes”, así lo describió Pedro Martínez, fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid por aquel momento.

Las diferentes juntas de tratamiento de las tres cárceles por las que pasó Rodado (Valdemoro, Aranjuez y Soto del Real) también se oponían a los permisos porque no veían en él signos “de arrepentimiento».

Susana Esteban, una de las psicólogas que lo estudiaron para el juicio, advirtió: «Con la edad se mitiga la capacidad de acción, pero aún hoy sigue sin haber tratamiento para los psicópatas. Si Rosado ha aprovechado bien el tiempo en prisión, podría tener un comportamiento normal en la calle y pasar inadvertido. Pero en una situación de alto nivel de estrés, puede ser muy peligroso”.

Contra todos los criterios anteriores, el asesino del rol empezó a disfrutar, desde 2004, de permisos carcelarios de entre 2 y 6 días otorgados por la Audiencia de Madrid.

crimen juego del rol - España
En prisión Rosado estudió tres carreras universitarias. Alcanzo su plena libertad en 2010. Nadie conoce su paradero (Captura El Código del Crimen)

El 5 de enero de 2008 la Audiencia Provincial de Madrid le concedió a Rosado el tercer grado penitenciario: una morigeración de la pena donde se permite que el interno sólo tenga que ir a la cárcel para dormir. Una vez obtenido el tercer grado, se está más cerca de la libertad condicional.

Rosado alcanzó la plena libertad en 2010 con 36 años. Sólo había cumplido de su sentencia 13 años.

Hoy tiene 47 años, y está desaparecido de la vida pública. Aunque son muchas las teorías conspirativas y negras que circulan en la web. Una, incomprobable por cierto, sostiene que Félix volvió a España cuando supo que Rosado estaba próximo a salir en libertad, que viven juntos y que siguen siendo inseparables.

Esperanza, Paloma y Carlos Moreno, los hijos de la víctima, no estuvieron para nada de acuerdo con la libertad anticipada de los asesinos.

Carlos Moreno Fernández era un hombre al que no le gustaban los noticieros, pero paradójicamente terminó siendo el sangriento titular de los medios durante décadas por ser la víctima de uno de los asesinatos más macabros de la criminología española.

El juego de decidir sobre la vida y la muerte para Javier y Félix, ¿habrá terminado?

Mientras muchos se lo preguntan, ellos ostentan el privilegio de vivir en absoluta libertad, posibilidad que le arrebataron cruelmente a Carlos Moreno Fernández esa oscura y calurosa madrugada madrileña.

SEGUÍ LEYENDO:

La terrible trama de abusos sexuales de Jeffrey Epstein: millones, violación de menores y misteriosa muerte

Del “cuerpo más atractivo” a acusada de matar a su hijita: la madre que fue a absuelta de un atroz y misterioso crimen

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
La macabra historia de los jóvenes que inventaron un atroz juego del rol y salieron a matar “al más tonto”

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.